Un estudio publicado recientemente confirma que el 24% de los españoles se automedica. Es decir, consumimos medicamentos sin consultar al doctor porque creemos identificar nuestros síntomas y saber qué medicamento nos recetará el médico. 
Pero, ¿conocemos los efectos secundarios que puede tener el consumo de medicamentos sin prescripción médica? En este artículo vamos a descubrir por qué la automedicación no es segura y qué consecuencias negativas puede tener. También os ofreceremos alternativas naturales para superar problemas habituales no graves.


¿Por qué nos automedicamos?

En el estudio español realizado por Aegon, se muestra como cerca del 40% de los encuestados elige automedicarse porque cree saber qué medicina le va a recetar el doctor, el 36% solo se autodiagnostica las enfermedades leves y el 18% lo hace por no aguardar las listas de espera que tienen las consultas médicas. 

Otro estudio realizado por el Observatorio del Comportamiento de Automedicación de la Universidad del Rosario en Colombia apunta a las causas psicológicas de la automedicación, en él se descubre que las personas deciden automedicarse tanto para prevenir como para curar dolores y enfermedades.  

En todo caso, pensamos que con la automedicación nos sanaremos más rápido y podremos mantener nuestro cuerpo a pleno rendimiento. Olvidamos que estamos pasando por un proceso donde el tiempo y el reposo resultan claves para nuestra recuperación.

Suscríbete a nuestra Newsletter

    El autoconsumo de antibióticos es peligroso

    El 77% de las medicinas autodiagnosticadas corresponde a antiinflamatorios y tratamientos contra el dolor. También existe un 11% de personas que se automedican para tratar problemas de insomnio y de estrés. Por último, un 13% de encuestados deciden por sí mismos cuándo tomar antibióticos.

    Pese a que ningún tipo de automedicación es recomendable, hoy queremos transmitirte que si te encuentras en ese 13% que consume antibióticos sin consultar al médico, hay cierta información fundamental que debes conocer: El consumo de antibióticos puede resultar peligroso para ti y para el entorno. ¡Sí, sí, cómo lo oyes! También para el entorno. A continuación, te explicaremos por qué:

    medicamentos peligro directo a lo natural

    Los antibióticos solo atacan a microorganismos tipo bacteria. Es importante que sepas que no eliminan los virus. Es decir, consumir antibióticos contra infecciones víricas, como el COVID o la gripe, no te va a curar de estas enfermedades.

    Cada antibiótico solamente elimina determinados tipos de bacterias. Es decir, cada infección es causada por una cepa de bacterias específica, la cual debe ser tratada por el antibiótico adecuado. 

    El tratamiento con antibióticos se debe realizar de manera íntegra. Aunque los síntomas de la enfermedad ya hayan desaparecido, solo el médico sabe cuánto tiempo tarda el organismo en eliminar totalmente las bacterias que causan la infección en nuestro cuerpo. 

    Si consumes el antibiótico inadecuado o no completas el tratamiento puedes debilitar tu cuerpo y fortalecer la infección que te aqueja. Atacar a las bacterias con antibióticos y no eliminarlas totalmente funciona como un entrenamiento para ellas, hace que se vuelvan más fuertes y resistentes contra el medicamento. Esto es potencialmente peligroso para la salud.

    El exceso de antibióticos se elimina del cuerpo y llega al medio ambiente. Debido a la gran cantidad de antibióticos que está llegando al entorno, las bacterias se están volviendo resistentes a determinados antibióticos. Cuando esas bacterias resistentes llegan al organismo causando una infección, esta es más agresiva. El antibiótico que antes curaba la enfermedad ya no resulta efectivo y el cuerpo necesita fármacos más fuertes y más caros para superar la infección bacteriana. 

    En definitiva, solo debes consumir antibióticos cuando el médico te lo indique. De lo contrario, hay muchas muchas posibilidades de que resulte perjudicial y que no se cure la infección.

    Alternativas a la automedicación

    Algunas veces nos automedicamos pensando que será una solución mágica, que recuperaremos la salud de manera rápida y continuaremos con nuestro ritmo habitual de vida. En cambio, la automedicación encierra riesgos de los que no somos conscientes. Además, el uso de medicamentos paliativos solo diluye nuestras molestias a muy corto plazo y no hace desaparecer nuestro problema. 

    Lo cierto es que la verdadera magia en nuestro cuerpo solo sucederá si mejoramos nuestras sesiones de autocuidado y bienestar. Escuchar sus necesidades cuando estamos pasando por un proceso de malestar leve, dar a nuestro cuerpo el descanso y los nutrientes que necesita para recuperarse puede ser de ayuda incalculable para superar un momento de adversidad y malestar.

    Asumir que el rendimiento de nuestro cuerpo y de nuestro cerebro disminuye cuando no estamos sanos nos ayudará a tener una visión realista de nuestro estado físico. Este enfoque nos prepara para el reposo y la recuperación de mejor manera que el dopaje con sustancias cuyo consumo, sin prescripción profesional, puede resultar peligroso.

    Esperamos que este contenido te haya resultado útil. Si conoces a alguna persona que pueda estar interesada en esta información, comparte el artículo con ella para que también se pueda beneficiar de nuestros consejos.

    Fuentes: 
    www.paho.org

    La automedicación, una práctica que repunta en España durante 2021

    fr.zone-secure.net

     

    www.who.int


    https://www.google.com/

    Directo a lo natural

    Equipo de redacción

    ¡Pertenece a nuestra comunidad!

    Mantente conectad@ con el bienestar la salud y vida natural. Nuestra filosofía naturista te mantendrá cerca de la felicidad y el disfrute de la vida que tanto buscas y mereces.

    Abrir chat
    1
    ¿Tienes alguna pregunta?
    Equipo directo a lo natural
    Hola 👋 ¿En qué podemos ayudarte?