aumenta defensas bio-defense

Las ventajas de consumir alimentos ecológicos

Cuidar nuestro cuerpo, nuestro entorno y nuestra sociedad

Una mujer recogiendo alimentos ecológicos.
Una mujer recogiendo alimentos ecológicos. iStock

En Directo a lo natural ya explicamos lo que son los productos ecológicos o bio y cómo identificarlos. Los alimentos ecológicos son aquellos que en su elaboración respetan el medio ambiente, favorecen la biodiversidad, preservan los recursos naturales y mejoran la fertilidad del suelo.

Este tipo de productos ecológicos aportan una serie de beneficios mayor de lo que piensa la gente común, puesto que mediante su producción y consumo actúan sobre tres esferas distintas.

 

Beneficios nutricionales

Cuando se describen los beneficios nutritivos de los alimentos ecológicos, casi siempre se hace énfasis en el hecho de que no se utilizan plaguicidas químicos ni organismos modificados genéticamente (OMG) en su elaboración. La ausencia de estos compuestos los libera de muchos efectos secundarios negativos de los que hablaremos luego.

Pero más allá de esa ventaja, los alimentos ecológicos aportan otros beneficios, como una mayor concentración de antioxidantes, según un artículo del 2014 de The British Journal of Nutrition y como reflejó Maripi Gadet en nuestra entrevista. Los antioxidantes previenen la oxidación del cuerpo humano y el envejecimiento celular, que da lugar a las enfermedades degenerativas.

Los alimentos de origen natural con sello ecológico, ya sean carne, pescado, frutas o verduras; no llevan aditivos en su composición. De esta manera, estos productos bio permiten controlar el consumo excesivo de azúcares libres que se añaden en los alimentos convencionales para aumentar su sabor, con las consecuencias negativas que generan, así como de sales como el fosfato o el nitrato.

Alimentos ecológicos con envases reutilizables
Alimentos ecológicos con envases reutilizables. iStock

La agricultura y la ganadería ecológica, al respetar las temporadas naturales de los productos, la fertilidad del suelo y la alimentación idónea del animal, generan alimentos ricos en nutrientes y sabrosos sin necesidad de aditivos químicos.

Regresando al apartado de los plaguicidas, el consumo continuado de alimentos que utilizan pesticidas puede derivar en cuadros alérgicos, problemas metabólicos que desemboquen en obesidad y fallos en desarrollo del sistema reproductor e infertilidad.

Por tanto, los alimentos ecológicos y los suplementos naturales están libres de esas sustancias tóxicas y previenen de las patologías descritas.

Suscríbete a nuestra Newsletter

    Beneficios ambientales

    Debido a toda la serie de controles que los alimentos ecológicos deben pasar para llegar al mercado reconocidos por el sello europeo, estos productos siempre van a ser de máxima calidad.

    Una agricultura controlando sus cultivos ecológicos.
    Una agricultura controlando sus cultivos ecológicos. iStock

    Pero además, con este tipo de producción más responsable se consiguen mitigar los efectos del cambio climático. En la agricultura y ganadería ecológica se producen las variedades originales y tradicionales de la región y en su estación natural del año, se genera un suelo fértil y rico en materia orgánica y se utilizan energías renovables.

    Por tanto, apostando por los alimentos ecológicos, también se apuesta por la preserva y mejora del paisaje rural y se protege la biodiversidad autóctona, además de cuidar del bienestar propio.

    Beneficios sociales

    Un ganadero alimentando a su vaca
    Un ganadero alimentando a su vaca. iStock

    La última de las esferas que se beneficia de la producción de alimentos ecológicos es la propia sociedad, en concreto, la población de las zonas rurales.

    En la mayoría de las regiones de la España despoblada, ganaderos y agricultores desempeñan un papel fundamental en el tejido económico y social de su comarca. Incentivando el consumo responsable y de proximidad se permite que estos productores puedan seguir recibiendo un precio justo para competir con las grandes explotaciones y el comercio de las importaciones.

    De la evolución positiva de su trabajo depende la creación de empleo en estas zonas rurales, que además fomenta las explotación responsable y rentable de los recursos naturales.

    El consumo de alimentos ecológicos en España

    Para conocer la evolución del consumo de los alimentos ecológicos en España, se debe tomar de referencia el Informe anual de la producción ecológica en España de la asociación Ecovalia.

    Su último estudio presentado en 2020 recoge la evolución de los datos de 2018 a 2019. Así pues, el consumo de los alimentos bio creció en España un 16,4%, dato que se eleva al 96% si lo comparamos con las estadísticas de 2012. En un adelanto del próximo informe, en 2019 se proyectaron progresiones medias del 20%.

    De cada diez consumidores de alimentos ecológicos, seis comenzaron a consumirlos en los últimos cinco años, lo que convierte a España en el líder mundial del crecimiento en los últimos tres años.

    Sin embargo, el gasto per cápita al año en productos eco fue de 46,6€ (un 10% más que el año anterior), dato que queda muy lejos al de otros países como Dinamarca o Suiza (312€).

    Donde sí lidera España es en la producción, alzándose en el primer puesto en superficie ecológica de Europa con más de dos millones de hectáreas, de las que casi la mitad (45,6%) se encuentran en Andalucía. La producción ecológica mantiene más de 93.000 puestos de trabajo en España.

    El precio de los alimentos ecológicos

    Una empleada de una tienda de alimentos ecológicos.
    Una empleada de una tienda de alimentos ecológicos. iStock

    Cuando se compra un producto ecológico no solo se paga por el propio alimento, sino por un proceso de producción, elaboración y distribución que respeta el medio ambiente y la masa social rural. También depende del establecimiento donde se compran, si es una tienda especializada o una cadena generalista.

    Aunque los precios puedan ser algo más altos que los del resto de productos convencionales, estos cada vez son más competitivos. La educación tiene un papel fundamental en la tarea de promover el consumo de los alimentos ecológicos. Las generaciones futuras deben entender el valor del mercado bio en todas sus esferas y no solo en el bolsillo propio.

     Por suerte, seis de cada diez nuevos consumidores ecológicos son menores de 35 años, por lo que la dinámica de cara al futuro es positiva.

    Sigue explorando el mundo de lo ecológico en nuestra sección de revista y dinos si compras estos productos en nuestro foro.

    Directo a lo natural

    Equipo de redacción

    Suscríbete a la newsletter

    Para mantenerte actualizado sobre la última información de la salud y vida natural. 
    Visita nuestro directorio para encontrar a los profesionales y empresas cercanos a ti.
    Bienvenid@ al sitio de referencia en la salud y vida natural a nivel nacional.